Icono del sitio Republica Bananera

4 legendarios CEO y sus estilos de MGMT

Inversiones e Innovación

Hay muchas maneras de liderar una empresa. Aunque nada está escrito en este campo. Estilos hay infinidad y es posible que hayan muchos aún por inventarse. Mucho dependerá también de las tecnologías y la manera en que se trabaje en el futuro.

Lo que queda claro es que no existe el perfecto CEO, pero lo que parece probable es que de una u otra manera se tiene que inspirar. Esa filosofía parece la receta en los cuatro CEO que presentamos a continuación. 

Richard Branson, un CEO sin miedo

Foto cortesía de David Shankbone

Se dice del gran empresario británico que no tiene una filosofía marcada cuando se trata de negocios. Tan solo mantiene religiosamente una “To Do List” que cumple a diario. Branson es excéntrico y en casi todas sus fotos sale sonriendo. Cree en la empatía y en sus empleados. Dicen de él que estos son su prioridad principal, luego los clientes y al final los shareholders. Su filosofía pasa por hacer que sus empleados se sientan queridos. El resto es que esas mismas personas lo den todo por sus empresas.

El fracaso y el riesgo son rasgos fundamentales de su estilo. Él mismo señala que nunca podría ser un CEO si fuera temeroso a que las cosas vayan mal. Lo que señala es que siempre hay que mirar a largo plazo. Parte de eso es también su idea de que uno debe afrontar la vida como una aventura. De ese modo, el trabajo se hace más divertido. Branson no tiene reuniones de directorio de manera irregular, no tiene una base de operaciones y no sabe utilizar computadoras. Pero es humilde y ama recibir feedback de su gente. 

Jack Dorsey, creador y CEO de Twitter 

Foto Cortesía de cellanr

El creador de Twitter tiene fama de ser perfil bajo, poco convencional y a veces un tanto excéntrico. Gran parte de su trabajo, según él mismo, es quitarse del medio para que sus empleados puedan hacer su trabajo de la mejor manera. Algunos lo han definido como un líder adepto al laissez-faire. Eso quiere decir que pone atención a los procesos y le da la responsabilidad a sus jefes de equipo.

En realidad, Dorsey está más involucrado y comprometido con sus compañías de lo que en apariencia podría parecer. Casi todo el tiempo está tratando de empoderar a las personas, a inspirarlas y motivarlas. Una de sus frases favoritas es: “Expect the unexpected”. Sus ex empleados lo suelen describir como una persona que no le tiene miedo a desafiar al statu quo y que nunca ha dudado en presentar grandes ideas que confrontan los métodos tradicionales. “Paso el 90% de mi tiempo con personas que tiene que reportarme, lo que genera serendipity, ya que me la paso caminando alrededor de la oficina todo el tiempo”, ha dicho.  

Jack Welch, el CEO que se adapta

Foto Cortesía de Hamilton83

La leyenda cuenta que Welch tomó una compañía que hacía focos y electrodomésticos para convertirla en un conglomerado multinacional, además de una de las empresas más admiradas del mundo. ¿Cómo lo hizo? Con un estilo que combinaba adquisiciones y ventas, pero siempre con una palabra clave: adaptación. Para Welch el sentido del cambio lo era todo.

Según él, no hay que tenerle miedo. Hay que mirar el cambio constante como algo bueno y como una oportunidad de reinvención constante. Por otro lado, consideraba que lo ideal era liderar, más que controlar. También dar iniciativa a las personas. Otra de sus grandes destrezas era leer el contexto económico. Conocer el medio donde te mueves es vital para tomar decisiones. 

Tim Cook, CEO de Apple

Foto Cortesía de Valery Marchive (LeMagIT) 

Steve Jobs dejó una estela tan grande que cualquiera hubiera estado aterrado de reemplazarlo como CEO de Apple. Pero Tim Cook no. Una de las claves de su éxito ha sido no tratar de cambiar lo que funciona muy bien en la compañía. Parece sencillo, pero la presión puede llevar a tomar riesgos innecesarios. Hacer lo que sabes hacer y hacerlo bien, fue lo que pensó Cook. Pero al mismo tiempo, no dejar de reinventar tus productos y servicios.

Cook aboga por un estilo de liderazgo colaborativo y transparente y no duda en mostrarse y responder a todas las preguntas cada vez que puede. Asimismo, dejó claro una cosa: debes ser fiel a lo que eres. Cook no quería ser Jobs, sabía que nunca podría reemplazarlo. Así que hizo lo que sabía hacer bien y se concentró en mejorar las operaciones de la compañía y volverlas eficientes. También es un líder mucho más accesible que su antecesor. 

Salir de la versión móvil